9 Consejos para tus ojos en épocas de teletrabajo

11 mayo, 2020
Mujer con los ojos cansados en épocas de teletrabajo

 

Últimamente la palabra teletrabajo o teleworking está en boca de todo el mundo, pero ¿qué significa?

 

El prefijo tele, de origen griego, significa distancia o lejanía. Por lo tanto, el teletrabajo es el trabajo a distancia, es decir, el desempeño de la actividad profesional sin la presencia física del trabajador en su puesto de trabajo habitual.

 

Esta tendencia está más en auge ahora que nunca con la llegada del COVID-19 a nuestras vidas.

 

Estos días nuestro estilo de vida ha cambiado en todos los aspectos.

 

La exposición a todo tipo de pantallas; como televisión, ordenador, tablet, móvil y e-book, ya sea por cuestiones de trabajo o de ocio, ha aumentado considerablemente en todas las franjas de edad. Según un análisis realizado por Smartme Analytics, ha habido un aumento considerable en el uso del móvil por parte de la población española, siendo de 3h y 24 minutos la media por persona al día. [1]

 

El uso intensivo de pantallas está relacionado con patologías como la Enfermedad del Ojo Seco. Por lo tanto, este aumento de exposición a pantallas puede tener efectos negativos sobre el bienestar de nuestra salud ocular/visual.

 

Por ello, queremos compartir nueve consejos que pueden ayudarte a prevenir posibles problemas oculares y a garantizar una perfecta salud ocular/visual durante estos días de teletrabajo:

  1. Mantén la distancia de seguridad con las pantallas
  2. Adecúa la iluminación de la pantalla y del ambiente
  3. Regula la temperatura del ambiente
  4. Parpadea con regularidad
  5. Da un respiro a tus ojos
  6. Duerme las horas recomendadas
  7. Mantén una dieta equilibrada
  8. Utiliza lágrimas artificiales si tus ojos lo requieren
  9. Adapta la ergonomía a tu espacio

 

 

1. Mantén la distancia de seguridad con las pantallas [2] [3]

 

La distancia recomendada entre la pantalla del ordenador y los ojos debe mantenerse a unos 60 cm de distancia aproximadamente (la distancia de un brazo). Además, para conseguir un mayor confort al mirar la pantalla se recomienda situar el extremo superior de la pantalla a la altura de los ojos, de tal forma que la pantalla queda colocada ligeramente por debajo de los ojos (15-20 ͦ de inclinación).

[4]

 

Cuando utilizamos otros dispositivos, las distancias varían. Por ejemplo, el móvil lo tendríamos que situar a una distancia de 30 cm, y en el caso de una Tablet, a unos 40 cm.

Mantener una distancia adecuada es fundamental. Cuando esta distancia no se respeta y la exposición a las pantallas es continuada, estamos exponiendo a nuestros ojos a una fuente de luz y radiaciones que puede afectar directamente sobre nuestra retina, provocando fatiga ocular.

 

 

2. Adecúa la iluminación de la pantalla y del ambiente [2]

 

Si el brillo de la pantalla es superior al del entorno, los ojos tienen que hacer un sobreesfuerzo para ver con claridad. Por eso, es muy importante mantener un equilibrio entre la iluminación de las pantallas y el exterior, y así conseguir que la iluminación coincida con el nivel de luz del ambiente. La mayor parte de dispositivos electrónicos tienen la opción de regular la intensidad de brillo de la pantalla. Un ejemplo de esto sería mantener la pantalla con una baja iluminación cuando estamos en una habitación oscura.

 

La presencia de brillos y reflejos en las pantallas dificulta la visualización del contenido de las pantallas y puede provocar estrés visual. Por lo tanto, se aconseja reducir el brillo propio de las pantallas y situarlas de tal forma que se eviten estos reflejos, especialmente los que provienen de las luces superiores y de las ventanas.

 

Por lo tanto, es fundamental adecuar el brillo a la comodidad de los ojos, en un ambiente iluminado, preferentemente con luz natural, y evitando cualquier tipo de deslumbramiento o reflejo molesto en la pantalla.

 

 

3. Regula la temperatura ambiente

 

Mantener una temperatura ambiente agradable es importante.

 

Una exposición continuada a dispositivos de aire acondicionado y a la calefacción pueden provocar sequedad ocular. Además, las altas temperaturas pueden acelerar el cansancio y producen somnolencia.

 

 

4. Parpadea con regularidad [2] [3]

 

De forma natural las personas parpadean unas 15 veces por minuto. El parpadeo es necesario para mantener la superficie ocular húmeda.

 

Esta estadística se rompe cuando fijamos la mirada en las pantallas, disminuyendo el número de parpadeos de 5 a 7 veces por minuto. Esta alteración puede provocar sequedad ocular, con síntomas como picor, irritación, ojos rojos, sensación de arenilla en los ojos, entre otros.

 

Por ello, debemos parpadear de una manera más consciente para mantener el ojo limpio e hidratado. Poner un post-it en la pantalla del ordenador podría ayudarle a recordar la importancia de parpadear con frecuencia.

 

 

5. Da un respiro a tus ojos [2] [3]

 

Una exposición intensa frente a las pantallas se puede traducir en una mayor fatiga ocular. Por eso, es necesario darles un respiro a nuestros ojos realizando descansos periódicos.

 

Un hábito simple es seguir la regla 20/20/20. Consiste en apartar la mirada de la pantalla durante unos 20 segundos, si puede ser cada 20 minutos y enfocando la mirada como mínimo a 20 pies (6 metros).

 

Si quiere saber más sobre la regla 20/20/20 y algún otro consejo que ayudarán a descansar su vista, le ofrecemos el blog “Dale un descanso a tus ojos con la regla 20/20/20”.

 

 

6. Duerme las horas recomendadas [5]

 

El sueño es un complejo proceso biológico que nos ayuda a procesar información nueva, mantenernos saludables y sentirnos descansados.

 

La privación del sueño se traduce en cansancio, falta de rendimiento, menor capacidad para pensar con claridad y menor capacidad de reacción.

 

En adultos, la recomendación diaria de sueño se encuentra entre las 7 y 8 horas.

 

 

7. Mantén una dieta equilibrada [6]

 

Nuestro estilo de vida está relacionado con nuestro estado de salud. Llevar una dieta rica y equilibrada es fundamental.

 

El uso continuado de pantallas puede producir síntomas relacionados con la Enfermedad del Ojo Seco. Diversos estudios parecen indicar que un alto consumo de ácidos grasos omega 3-DHA y EPA mejoran los síntomas asociados al ojo seco. Si quiere saber más sobre este tema, le ofrecemos el blog “Omega 3 (EPA y DHA) para tus ojos”.

 

 

8. Utiliza lágrimas artificiales si tus ojos lo requieren

 

El uso continuado de pantallas está relacionado con una mayor sequedad ocular.

 

El uso de lágrimas artificiales para las molestias de sequedad ocular le podrá ayudar a lubricar e hidratar sus ojos, restableciendo el equilibrio de la película lagrimal.

 

 

9. Adapta la ergonomía a tu espacio [3]

 

La ergonomía nos ayuda a conseguir un mayor rendimiento en nuestros puestos de trabajo.

 

Una postura inadecuada delante de la pantalla supone un sobreesfuerzo para los ojos y la columna cervical, que puede derivar en síntomas asociados a la fatiga visual; como picor, rojez, visión borrosa, etc. como también en mareos, dolores de cabeza, dolores de espalda, etc.

 

Por lo tanto, algunas recomendaciones son: sillas cómodas y ajustadas al cuerpo, altura de la silla adecuada (de tal forma que los pies toquen el suelo) y, por último, el conjunto silla-mesa debe permitir mantener un ángulo recto (90 ͦ) entre las piernas y la espalda y entre los brazos y los antebrazos.

[4]

 

 

¡Y hasta aquí nuestras recomendaciones!

Esperemos que os sirvan de ayuda.

#Yomequedoencasa

 

 


Bibliografía:

[1] http://smartmeanalytics.com/blog/2020/03/19/el-coronavirus-infecta-los-moviles-de-los-espanoles/
[2] https://www.aao.org/eye-health/tips-prevention/computer-usage
[3] http://www.victor3d.cat/pantalles/solucions.html
[4] https://www.ucm.es/data/cont/media/www/pag-30022/recomendaciones%20ergonomicas.pdf
[5] https://medlineplus.gov/spanish/healthysleep.html
[6] Kangari H. et al., Short-term consumption of oral omega-3 and dry eye syndrome, Ophthalmology ;120(11):2191-6, 2013

 

 

Últimos posts