Nuestra salud ocular durante la pandemia

24 noviembre, 2020
salud-ocular-pandemia

 

Desde que se detectó el primer caso de infección por COVID-19 los síntomas asociados a esta enfermedad se han ido identificando progresivamente, siendo los más comunes la tos seca, la fiebre y el cansancio [1].

 

Las afecciones oculares derivadas de la infección por coronavirus son escasas y aún se están investigando, aunque se han descrito algunos casos de conjuntivitis en pacientes con COVID-19 [2][4]. En un estudio llevado a cabo en China, se observó que el 11% de los pacientes presentaban síntomas oculares, como enrojecimiento ocular, antes de comenzar con los síntomas respiratorios y la fiebre, y que el 27% presentaban síntomas oculares durante la enfermedad por COVID-19 [5].

 

 

¿Cómo han afectado las medidas de seguridad para frenar la pandemia a nuestra salud ocular?

 

Dada la situación excepcional que se está viviendo en todo el mundo, nos hemos visto obligados a modificar nuestros hábitos diarios por tal de frenar la transmisión del virus. No obstante, debemos tener en cuenta que algunos de estos hábitos podrían afectar de alguna forma nuestra salud ocular.

 

Uso de pantallas digitales

Las pantallas digitales, ya sean del ordenador, tablet o smartphone, se han convertido en las grandes aliadas a la hora de comunicarnos tanto con amigos y seres queridos, como para teletrabajar.

 

Sin embargo, el uso excesivo de estas pantallas nos hace enfocar objetos cercanos y fijar la vista mucho tiempo, disminuyendo el número de parpadeos, lo que puede provocar cansancio ocular, visión borrosa y sequedad ocular. Además, cuando teletrabajamos pasamos más tiempo en espacios cerrados donde los aires acondicionados o la calefacción pueden disminuir la humedad ambiental y contribuir a resecar la superficie ocular.

 

Para más información sobre cómo afectan las pantallas a nuestros ojos visitar el post consecuencias de pasar más de dos horas delante del ordenador” [6].

 

Uso de mascarillas

El uso de mascarillas ha demostrado ser un buen aliado para reducir la transmisión del virus por los aerosoles que desprendemos al respirar.

 

Sin embargo, se debe tener en cuenta que su uso prolongado puede dar lugar a un incremento de la irritación ocular y el ojo seco [7]. Este hecho se explica ya que, si la mascarilla no queda correctamente sellada en la parte superior, el aire que exhalamos se dirige directamente hacia nuestros ojos, incrementando la evaporación de la lágrima y aumentando el riesgo de sufrir Enfermedad del ojo seco [8].

 

Por ello, se recomienda usar mascarillas que se puedan ajustar bien a la nariz mediante una tira de aluminio plegable y en el caso de sufrir Enfermedad de Ojo Seco, realizar descansos para quitarse la mascarilla y dejar que los ojos se recuperen, aplicando también lágrimas artificiales que ayuden a recuperar la hidratación y a lubricar la superficie ocular [7].

 

Si quieres conocer más sobre este tema, puedes visitar nuestro post Cómo afecta el uso de mascarillas a nuestros ojos

 

Los centros de salud, tanto públicos como privados, se han visto colapsados por el aumento de casos de enfermos por COVID-19 La telemedicina se ha instaurado en la mayoría de los centros de salud, con la intención de evitar nuevos contagios y reducir la saturación de la sanidad.

 

A pesar del esfuerzo de oftalmólogos y otros profesionales sanitarios por mantener el seguimiento de sus pacientes de manera telemática, la situación actual puede haber contribuido a que se haya visto limitado el acceso a las consultas oftalmológicas para el diagnóstico y recomendación de tratamiento para el ojo seco y otras afecciones oftálmicas Para proteger tus ojos durante la pandemia y evitar la sequedad ocular, tu oftalmólogo podría recomendarte mantener la lubricación de la superficie ocular mediante el uso de lágrimas artificiales.

 

Para más información y consejos sobre el uso de pantallas durante el teletrabajo, puedes consultar nuestro post 9 consejos para tus ojos en épocas de teletrabajo“.

 

 


Bibliografía:

[1] Organización Mundial de la Salud. Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19). 2020. Consultado en Octubre 2020. Disponible en: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses
[2] Arias-Peso B, Rendón-Fernández H. Conjunctivitis and COVID-19: The importance of an early detection. Enferm Infecc Microbiol Clin. online ahead of print, 2020
[3] Amesty MA, Alió Del Barrio JL, Alió JL. COVID-19 Disease and Ophthalmology: An Update. Ophthalmol Ther. 2020;9(3):1-12.
[4] Pérez-Bartolomé F, Sánchez-Quirós J. Manifestaciones oftalmológicas del SARS-CoV-2: Revisión de la literatura. Arch Soc Esp Oftalmol. 2020.
[5] Hong N, Yu W, Xia J, Shen Y, Yap M, Han W. Evaluation of ocular symptoms and tropism of SARS-CoV-2 in patients confirmed with COVID-19. Acta Ophthalmol. 2020 Apr 26:10.
[6] https://www.aao.org/eye-health/tips-prevention/computer-usage
[7] Moshirfar M, West WB Jr, Marx DP. Face Mask-Associated Ocular Irritation and Dryness. Ophthalmol Ther. 2020;9(3):397-400
[8] https://www.optometry.org.au/patient_care_management/new-mask-associated-dry-eye-made-phenomenon-stems-from-covid-pandemic/

 

Últimos posts